domingo, 5 de marzo de 2017

MIRAFLORES Y PUERTO DE CANENCIA

Este sábado cambiamos de zona de entreno desplazándonos más hacia el este, en la sierra del Guadarrama, buscando nuevas rutas de cara a ir enlazando recorridos largos para entrenar las ultras próximas.


Hemos empezado en Miraflores, que tenía todas las calles congeladas con la reciente nevada de la tarde noche anterior, y hacía dificultoso el ascenso por lo empinadas de las mismas, hasta que hemos salido al monte.
Tiramos directos a subir La Perdiguera (1.862 m), que es la mayor cota de la sierra de la Morcuera. Un día soleado con escaso viento nos permitía disfrutar de unas magníficas vistas, con el suelo cubierto de nieve limpia y virgen.




Alcanzamos el vértice geodésico de La Perdiguera y recorremos la cuerda por el cortafuegos, extensas superficies de nieve acumulada lisa, hacen más divertido el entreno; nos desviamos a la izquierda por una pista y bajamos hasta el refugio que se encuentra cerca de la Chorrera de Mojonavalle, la cual fuimos a ver, encontrándose en un bonito rincón, en un farallon de rocas, y se desploma por diversos saltos durante unos 100 m.



Volvemos a la pista continuando hasta el puerto de Canencia, lo atravesamos y por sendero vamos dirección Bustarviejo. 
Una técnica y larga bajada desde el cordal hasta la Fuente del Collado, que la hacemos a muy buen ritmo, nos comunica con la cómoda pista del GR10, que en un rodaje bueno la recorremos hasta las inmediaciones de Miraflores, donde volvemos a coger un sendero para desembocar en el pueblo y llegar de nuevo al punto de salida.
Un recorrido circular de 25 kms y 900 m D+, muy bonito, variado, con zonas técnicas y otras más cómodas, que viene muy bien para entrenar.