sábado, 22 de abril de 2017

NORTE DE PEÑALARA

Habíamos planeado una buena ruta para este sábado, pasando al lado segoviano, y metiendo bastante desnivel.

Empezamos en el puerto de Cotos con bastante fresco, 2º y un airecillo bien frío. Subimos hacia el collado de Citores y continuamos al Mirador del Cancho. El cuerpo entra en calor y se mitiga un poco el frío. Bajamos hacia el valle por encima de La Granja y vamos buscando la conexión con la Majada Hambrienta. 




Tras alguna duda y algún tramo de bosque a través, conseguimos enlazar con el chozo de la Majada Hambrienta y posteriormente con el chozo Aranguez. Reponemos fuerzas y enfilamos por la directa hacia la cumbre de Peñalara, casi 600 m de desnivel positivo en 1 km y poco. Sobre la cota 2000 entramos en contacto con las palas de nieve, pudiendo irlas sorteando y evitarlas por las piedras del canchal. Pero sobre los 2200 m de altura la cosa comienza a ponerse delicada pues la nieve prácticamente ocupa toda la ladera y las piedras ahora están aisladas y es complicado alcanzarlas.



Buscamos alternativas y llegamos hasta los 2300 m de altura, pero la fuerte inclinación y la nieve, que no dejaba entrar la zapatilla, junto a los metros de caída en caso de perder adherencia, nos hicieron desistir de intentar remontar los escasos 100 m que nos quedaban. 
No cojimos los crampones, excepto un compañero, y decidimos buscar una vía de escape y evitar un posible accidente.


Optamos, dado a la altura que estábamos, por intentar salir lateralmente hacia nuestra derecha, para lo que teníamos que atravesar varias palas comprometidas. Con paciencia y precaución fuimos superando cada una de ellas, y por fin conseguimos rebasarlas y salir a monte limpio de nieve, y alcanzar la cuerda por la zona de Dos Hermanas. 


Continuamos por el concurrido sendero y bajamos por la pista de nuevo al puerto de Cotos.
Recorrido muy entretenido de 20 kms y 1.300 m. de desnivel positivo, y que el original, que estaba planeado para desde Peñalara, continuar a Claveles y laguna de los Pájaros, lo dejaremos para una próxima ocasión, cuando la nieve se haya derretido.

No hay comentarios: