domingo, 5 de febrero de 2017

POR EL RIO MOROS

Hemos tenido suerte este sábado en el entreno, porque con los días de ventisca que estamos teniendo, cogimos unas horas de calma casi total, y casi no hizo falta ni guantes.
La nieve estaba muy blanda y dificultaba la subía hacia el collado de Marichiva, empapándonos los pies además, pero sobre todo los continuos resbalones que dábamos perdiendo tracción, eran lo peor.




La bajada por el otro lado del collado con la nieve igual, hacía ir con más cuidado, pues íbamos más deprisa y los resbalones eran mayores.
LLegamos a las presas del rio, la presa Vado de las Cabras, y el embalse del Tejo, que tenían el agua congelada.



Es un bonito recorrido por un frondoso y solitario pinar en esta época, en el que combinamos pista, senderos y campo a través, para completar una distancia de 19 kms, con salida y llegada en las Dehesas de Cercedilla.




No hay comentarios: