miércoles, 29 de junio de 2016

GRAN TRAIL PEÑALARA 2016

Una edición más de esta importante carrera, en la cual participé el sábado pasado, día 25 de Junio. En realidad la prueba comienza el viernes 24 a las 23:30, con lo que a eso de los 20:30 ya estoy en Navacerrada para los preliminares, quedar con los compañeros, recoger dorsal, cenar algo, últimos preparativos y para la línea de salida.

Mucho animación, con el speaker calentando el ambiente; pasamos el control de material y nos colocamos en la zona de salida. 
Hace buena noche y la previsión meteorológica va a ser de calor.
Puntuales, se da la salida y todos a correr, frontales encendidos y atravesamos el pueblo durante 1,5 kms., para tomar la pista que sube a la Barranca, de ahí a la cumbre de Maliciosa. El grupo se va estirando a medida que pasan kms y aumenta el desnivel.

En la zona de salida

Yo voy junto a mis compañeros Raúl y Miguel, con los que haré todo el recorrido. De la Maliciosa bajamos a Cantocochino por el técnico sendero, para llegar al primer avituallamiento. Continuamos hacia el collado de la Pedriza, subiendo primero la dura ascensión a la Gran Cañada, y luego, una vez pasado el collado, llegar a la Hoya de San Blas, km 28 en 4:32 y nuevo avituallamiento. 
Aquí comienzan mis problemas estomacales, iba bien pero ya empiezo a tener la náusea en el estómago y vomito el líquido que he bebido.
Continuamos adelante y llegamos al puerto de la Morcuera, ya veo que solo puedo ingerir algún gel o algo de miel y beber a pequeños sorbos para no rechazarlo, pero la molestia en el estómago comienza a limitarme. De la Morcuera bajamos a Rascafría, base de vida y prácticamente mitad de carrera, km 55 y 8:30 horas de carrera.
Tras reponer fuerzas nos dirigimos a afrontar la parte más dura y técnica de la carrera, la subida al puerto del Reventón y la cima del pico Claveles y la cima del Peñalara.


   LLegando al pico de los Claveles


Mis fuerzas van mermadas porque no puedo meter alimentos sólidos y los geles contribuyen a estropear el estómago. Poco a poco vamos avanzando y algo mejor de lo que esperaba llegamos a la cima del Peñalara, el punto más alto de la prueba, km 72 en 13:02 horas. En este tramo Fernando y Sonia estaban esperando para animarnos, lo cual siempre reaviva un poco las fuerzas.
                
El siguiente avituallamiento es el más emblemático de todos, el de La Granja, km 81 y 14:49 horas de carrera, donde uno llega siempre ya bastante tocado, pues la bajada desde Peñalara come mucho las piernas. 
Bebidas bien frías tenían, lo que me vino muy bien para asentar un poco mi estómago, pero de sólido no había manera de tomar nada. Nuestros amigos también han llegado aquí para animarnos junto con Javi y su familia; comentamos con ellos como vamos, y de paso saludamos a Luis Alonso Marcos, el gran Luisete, en su bar, que no ha podido participar por lesión. 
                       

Continuamos nuestra carrera y con mucho calor vamos hacia la zona de las Pesquerías Reales, a la vera del río Eresma y bajo la sombra de los pinos, aplacamos un poco el fuerte calor.
En el avituallamiento de La Granja

LLegamos a la Casa de la Pesca, nuevo avitualla, antes de afrontar la dura rampa del Arrastradero, prácticamente la última dificultad importante de la carrera, pues son unos 3 kms de subida y el último km con una enorme inclinación, que a estas alturas de carrera se hace muy dura, pero que afortunadamente la superamos bien, llegando al puerto de la Fuenfría, km 100 en 18:35 horas. 
Ya está prácticamente hecho, nos quedan 20 kms pero ya sin apenas dificultad en cuanto,a desnivel positivo se refiere. Del puerto de la Fuenfria continuamos por la senda de los Cospes, enlazamos con el camino Schmid y llegamos al Puerto de Navacerrada, donde nuestros amigos nos esperaban para darnos el último aliento. 
            

 Finalizando el camino Schmid


Tras avituallar llegamos al Emburriadero y ya desde aquí bajamos a muy buen ritmo por la senda de las Cabrillas para salir a la pista de la Barranca, y por fin, alcanzar de nuevo el pueblo de Navacerrada y hacer la entrada triunfal por el arco de meta, en 21:03 horas y 120 kms de recorrido.


Una carrera dura y larga, en la que el calor fue un condicionante importante para muchos corredores, que les obligó a abandonar; bravo por todos ellos, finisher o no.