lunes, 29 de febrero de 2016

PEDRIZA BLANCA

Los pronósticos auguraban una buena nevada, y así fue, el viernes comenzó a nevar y el sábado había un poco de tregua, por lo que aprovechamos para dirigirnos a la Pedri, y esquivar la mala meteo, no subiendo mucho de altura. 



Dejamos el coche en la barrera de entrada y subimos a Quebrantaherraduras; el suelo cubierto de una capa de nieve que va cogiendo grosor a medida que nos adentramos en el valle. LLegamos al collado y la bajada a Cantocochino presenta ya una mayor acumulación, pintando un bonito paisaje. El parking de Cantoco, vacío de coches y la nieve virgen, vamos abriendo huella.



Nos encaminamos a las zetas, venteados por rachas fortísimas de viento que remueven y hacen volar la nieve. Completamos por la pista hasta 10 kms, que desde la barrera son 3 kms más pasado el puente del Francés. Aquí dimos la vuelta porque la nieve cogía más espesor y dificultaba ya mucho poder correr.



De bajada la cosa es más fácil, y decidimos subir al collado del Cabrón para alargar más el entreno, así que cuando llegamos al punto de desvío enfilamos hacía él. Coronamos y ya en un rapidillo descenso llegamos de nuevo a Cantocochino, y retornar por Quebrantaherraduras de nuevo a la barrera.
25 kms es la distancía que sacamos y casi 1000 de desnivel positivo, en uno de esos día que se disfrutan en la montaña.
Aquí un vídeo del entreno, y aquí el recorrido en el Garmin.