martes, 14 de julio de 2015

LA CABRERA - MONDALINDO

Tenía planeado hacer un entreno largo, de cara a la cita dentro de 3 semanas, el Ultra Trail Aneto-Posets, y decidí ir hacia el Mondalindo, y conocer la pista que sube por la vertiente norte, casi hasta su cima.
Salgo de La Cabrera y me dirijo a la sierra del Espaldar por la pista de tierra que la recorre por la parte inferior y llegar hasta la Vía Pecuaria que viene de Valdemanco.
A estas horas de la mañana está la montaña en silencio y en el bosque de pinos veo hasta 4 corzos, de los que alguno ya casi ni se asusta, y se queda a unos 10 metros del camino observando mi paso; nos miramos unos segundos y cada uno a lo suyo.
Ruinas de una antigua cárcel

Continúo por la vía pecuaria dirección Lozoyuela, hasta que cojo un desvío a la izquierda, que me va llevando en constante subida hasta el Pico del Regajo o Peña Negra. La ola de calor se hace notar, y aunque voy a la sombra del pinar, se hace patente que le va a apretar fuerte, y que luego la totalidad del recorrido de vuelta es a pleno sol, lo que me va a hacer penar bastante.
Cerca de la cuerda opto por coger una variante a la derecha y la pista termina en un punto justo cuando se termina el bosque de pinos. A partir de aquí se vislumbra el vértice geodésico del Mondalindo a 1 km más o menos con unos 100 metros de desnivel aún, por monte a través hasta llegar al collado y ya coger el sendero que nos lleva al vértice cimero.















Justo antes de llegar aparece otro corredor que venía por la otra vertiente y tras saludarnos recorremos los últimos metros juntos. Parada en la cima para avituallar, disfrutar las vistas y para abajo por la vertical senda que trascurre hacia el pinar de Valdemanco y salir al puerto del Medio Celemín y enganchar con el técnico y pedregoso PR que recorre la sierra de La Cabrera por la cuerda.


Cima del Mondalindo 1831 m

Sobre el km 32 empiezo a sentirme vacio, no había desayunado y durante las casi 4 horas que llevo he comido poco, por lo que se está empezando a fraguar una pájara. Le comento a Raul, que tiré él, que voy a bajar el ritmo para recuperar; empecé a comer y beber mientras andaba, para superar la crisis.
Me repuse más o menos, y con el perfil favorable podía trotar al menos, aunque al ser tan técnico se hacía duro sujetar el cuerpo en las bajadas.
Mal que bien completé el recorrido circular en 4:45 horas para 36 kms, bastante tocado, creo en parte por algo de insolación; pero bueno, son gajes del oficio.
El recorrido en el garmin aquí.

No hay comentarios: