jueves, 14 de mayo de 2015

SUNRISE TRAIL 70 KMS

El sábado pasado, día 9, participé en este Trail, con salida y meta en El Escorial; junto a mis compañeros Miguel y Raul.
Madrugón a las 4:30 a.m. para estar en el pueblo con tiempo para recoger el dorsal y hacer los preparativos. Saludos a los conocidos, Felipe, Pedro, Carlos, etc; y a preparar los aperos para ir a la línea de salida. 

En la zona de salida 

El sol rompe la oscuridad y comienza a clarear, para dar la salida al lado del monasterio, a las 7:07, hora de la salida del sol en el Escorial. Salimos juntos los de la Ultra y los de distancia maratón, y tras recorrer la fachada del monasterio tomamos la carretera abandonándola a los 2 kms e internándonos por un bonito sendero en el bosque de pinos, que en un contínuo zig-zag va cogiendo altura hasta llegar tras 16 kms al Abantos. 
Hacemos un duro bucle de 5 kms, bajando por un sendero muy técnico y volvemos a subir de nuevo al Abantos para ya coger la cuerda que se dirige hacia el collado de la Mina, y continuar luego por pista unos 3 kms, y después bajar por sendero a Guadarrama, hasta la plaza del pueblo, donde está la meta de la maratón.

Avituallamiento de Guadarrama

LLegamos en 5:12 más o menos, con muchísimo calor ya, para las fechas en las que estamos. Bebemos bien y comemos bastante pues sabemos que la vuelta va a ser muy dura.
Nos esperan 12 kms seguidos de subida a pleno sol, y daban temperaturas de 30 grados, y la hora en la que estamos, sobre las 14:00, hacen que el calor sea enorme.



Con buen ritmo de subida llegamos a Cabeza Lijar, aunque me da una leve pájara que obliga a parar un momento justo antes de la cima.
Tras unos momentos reanudamos la marcha, y bajamos de nuevo al collado de la Mina y continuamos por el mismo sendero que vinimos. Es duro y machacante por las continuas subidas y bajadas, con fuertes repechos y bastante técnico; pero afortunadamente lo solventamos mejor de lo esperado. Volvemos a llegar a las inmediaciones del Abantos, y ya los últimos 6 kms, en vertiginosa bajada, donde adelantamos a un buen número de corredores, que iban muy perjudicados de las piernas, y les costaba un mundo dar un paso firme y rápido en este terreno con tanta piedra y raiz.
Llegamos a las primeras casas y aún se nos hizo largo atravesar el pueblo, pero llegamos a buen ritmo para entrar por el arco de meta en 10:16, contentos y muy cansados.
Ahora a preparar la próxima cita, la ultra de Riaza, de 60 kms y 3.000 D+.

No hay comentarios: