domingo, 21 de diciembre de 2014

CARRERA DE NAVIDAD DE CERCEDILLA

Pues como es habitual en los últimos años, no podía faltar esta carrera en estas fechas, para continuar con mi participación en la misma, que llevo teniendo en los últimos 8 años.
Otro buen día de sol y helada mañanera, aunque no muy severa, que nos da cita a los 2500 corredores que tomamos la salida.



Recogida de dorsal, saludos a los conocidos y la visita a la churrería de Cercedilla para calentar el cuerpo con un buen café o chocolate y una buena bandeja de porras.
A las 10:30 la salida, y con un buen recorrido por pista y senderos anchos, permite que no haya aglomeraciones y parones. Tras unos 2 kms de bajada por las calles del pueblo, comienza la subida para coger la senda Puricelli, que ya va estirando el pelotón. LLegamos a la altura de las Dehesas y cogemos la senda Schmidt para ya internarnos en el bosque de pinos e ir cogiendo diferentes senderos con tramos de bajada técnica y divertida , que nos van llevando progresivamente de nuevo a Cercedilla, tras 14 kms de recorrido.










EL BELEN AL PEÑALARA

Sin querer se ha convertido en una "tradición" que llevamos ya, tres años haciendo. El día elegido, siempre cercano al comienzo de la Navidad, hacemos una ascensión al Peñalara y subimos un pequeño belén, lo ponemos en el vértice, nos hacemos una foto, lo recogemos y para abajo.









Este sábado salimos del parking de Cotos con las primeras luces dirigiéndonos hacia el collado de Citores. El sendero de subida tenía muchas zonas heladas, que se hacían mayores a medida que cogíamos altura. Antes del collado el sol comienza a bañar las cumbres de los dosmiles cercanos, Montón de Trigo, 7 Picos, y demás, pintando de rosa la nieve de sus cimas, y dejando un bonito, con el cielo limpio y azul.
LLegamos a Citores y decidimos poner ya los crampones, para traccionar mejor. Dos Hermanas, la Ceja, y hasta la cumbre de Peñalara, cruzándonos solo con un senderista que ya bajaba.
El día era buenísimo, sol, un poco de aire frío pero llevadero y una atmósfera limpia que permitía ver Gredos nítidamente.
Ponemos el belén nos hacemos las foticos, aprovechando los contraluces y bajamos a la carrera con las seguridad que dan los crampones, un valor añadido notable.
Decidimos desviarnos al refugio Zabala y bajar a la laguna. Una vez pasada ésta, en la pista, ya nos quitamos los pinchos y terminamos de nuevo en Cotos.
Un buen café en la Venta Marcelino para comentar los 13 kms de la jornada, divertidos con la nieve y el hielo, cierra el entreno por este día.