sábado, 6 de diciembre de 2014

EL LABERINTO DE LA PEDRIZA

Esta zona escondida de La Pedriza, era desde hace tiempo, un lugar que queríamos visitar. Habíamos pasado cerca en muchas ocasiones, pero nunca nos adentramos en este recóndito lugar.
Fuera de los circuítos habituales y "cómodos", La Pedriza aquí se presenta majestuosa, potente, silenciosa y tranquila. Casi como un fortín de duro granito colgado en las alturas entre la Pedriza anterior y posterior, más o menos.
Salimos de Cantocochino con frio mañanero, dirección a la Gran Vía pedricera. Alcanzamos el prado Peluca y tiramos hacia el Tolmo, para aquí ya desviarnos por un técnico sendero que progresivamente nos va subiendo por grandes bloques.
El paisaje se va haciendo cada vez más bonito, encontrando rincones y espacios realmente bellos, de puro ambiente pedricero.






LLegando al Laberinto comienza a nevar dejando las rocas mojadas y muy resbaladizas. Bajamos al collado de la Dehesilla, y despues de reagruparnos descendemos de nuevo a prado Peluca y a Cantocochino, para terminar este singular entreno.
Pocos kilómetros en esta ocasión, solo 11, pero muy trabados por lo técnico del recorrido, y con muchas paradas para contemplar los paisajes que se habrían ante nosotros.