domingo, 28 de diciembre de 2014

SAN SILVESTRE TRAIL (PEDREZUELA)

Ayer sábado participé en la última carrera del 2014; cerramos un año mas de carreras por montaña, habiendo disputado unas cuantas ultras y un montón de entrenos, que me han permitido pasar buenos ratos y disfrutar de la montaña en todas sus variedades.
Una mañana fría nos recibía en Pedrezuela, pero por suerte sin viento, por lo que la temperatura para correr no era mala.
Unos 400 corredores nos dimos cita, para recorrer los 18 kms de un entretenido recorrido que permite correr en casi todo el trazado, siendo especialmente bonitos algunos tramos del cañón del Guadalix.
Solo un par de bajadas un poco técnicas, representan la mayor dificultad, el resto es pista y sendero, en donde hay que dosificar, si no los últimos kilómetros pueden hacerse muy duros, pues el recorrido, prácticamente no da respiro ya que es un continuo sube u baja, y el último kilómetro es de subida continua hasta llegar a la meta.
Yo salí a ritmo controlado para no asfixiarme en las primeras rampas tras salir del pueblo. El perfil favorable del inicio puede llevar a engaño, y luego vienen un par de rampas que te pueden dejar tocado para el resto de carrera. Aprovechaba para adelantar en las bajadas más o menos técnicas, pues aquí se nota la diferencia de los que estamos acostumbrados a correr por montaña, de los que se apuntan a éstas por primera vez, u ocasionalmente. Luego en el llano o en cuando picaba hacia arriba, intentaba no pasarme de pulsaciones e ir siempre con buenas sensaciones.

Toda la carrera fui con Guillermo, compañero de entrenos y carreras del Comando Guadarrama y mantuvimos un buen ritmo hasta la meta.
Completamos el recorrido en 1:43:24, puesto 140 de la general y 7º de mi categoría. 
Felicito a la organización por el desarrollo de la prueba, buena bolsa del corredor, camiseta, buff y bolsa de ropa, junto con tetrabrick promocional de un caldo. Muy bien marcado el recorrido y bien los avituallas; voluntarios en los puntos de desvío (gracias por vuestra labor) y un avituallamiento de meta con barbacoa que abría el apetito. Corrí la primera edición y mantienen el nivel, y si cabe lo han mejorado. 

Desde aquí quiero hacer una pequeña protesta sobre como están cambiando las carreras por montaña, o los trails, con la llegada de corredores del asfalto. En esta carrera que no da premios de valor, ni nada parecido, y ya se puede ver como hay corredoras que van con su pareja, amigo o compañero, que les va haciendo de liebre marcando el ritmo, para así ver si pueden subir al podium, no se paran en los avituallamientos, sino que la liebre les coge agua para no perder tiempo; muchos corredores no llevan vaso o bidón, como se pedía en el reglamento, para beber en los avituallamientos, con lo que beben a morro de los bidones, con tal de no portar nada encima. La filosofía de las carreras por montaña o trails, al menos desde que empecé, hace ya unos cuantos años, era diferente y mucho más natural de lo que ahora se están convirtiendo. 

No es este caso concreto, pero las organizaciones de carreras exigen mucho en los reglamentos, y luego son poco rigurosas consigo mismas a la hora del cumplimiento del reglamento, control de material, etc., y para que esta disciplina no se vaya estropeando, deberían ser las primeras cumplidoras de sus propias exigencias.

No hay comentarios: