domingo, 23 de febrero de 2014

HASTA LA BOLA

Aprovechando la buena previsión meteorógica hemos hecho el entreno para subir a la Cuerda Larga y disfrutar de ésta totalmente blanca.
Desde La Barranca hemos subido al collado del Piornal; a mitad de la subida más o menos, ya nos hemos puesto los pinchos, pues la nieve estaba dura y la tracción mejoraba bastante.
Del Piornal a Bola, contrastaban el blanco de la nieve y el azul del cielo, recortando la silueta de las antenas de Bola, dando unas vistas preciosas.



Subiendo por La Barranca

 En el Alto de las Guarramillas comenzó a soplar un aire frío que invitaba a no quedarse quieto, así que nos despedimos de Juan y Nano que se iban hacia Cabezas y nosotros comenzamos el descenso hacia la senda de las Cabrillas.
De repente el airecillo se transformó en un fuerte viento helador que subía las nubes del valle, y en un momento nos vimos envueltos en una espesa niebla y castigados por el fuerte viento, que bajaba la sensación térmica de forma notable. 









Por el Piornal 
Afortunadamente, cuando bajamos un poco de altura, la meteo mejoró y ya no sufríamos el castigo del aire y el viento, pudiendo disfrutar del descenso gracias a la tracción de los crampones.
La niebla nos hizo dudar un poco del punto donde tomar la senda hacia el Emburriadero, pero lo encontramos sin mayores problemas. Al llegar a éste, se nos unió Cristo, un corredor que estaba entrenando solo, y ya hicimos el descenso hacia la Barranca juntos.
En total hicimos casi 13 kms, con 860 m. de desnivel positivo, y una magnífica jornada de montaña invernal.

Juan y Nano hacia Cabezas de Hierro

No hay comentarios: