lunes, 1 de julio de 2013

GRAN TRAIL DEL PEÑALARA.......no pudo ser

No hay nada como no querer escuchar al cuerpo, pensando que ocurrirá algo y todo saldrá bien. Pues a veces esto no sucede y te das de bruces con la realidad. Por mi cabeza pasó en varias ocasiones no tomar la salida del GTP, pero a veces el corazón puede más que la razón, y esto, que en ocasiones es fundamental para conseguir un objetivo, en otras ocasiones solo sirve para crearte falsas expectativas.
Y así ocurrió, con todo el corazón me puse en la salida del GTP 2013, con el runruneo interior de "a donde voy si no puedo casi ni trotar", pero animado por el ambiente, los compañeros, el reto, etc, etc.
Nada más salir y recorrer los primeros kilómetros, empiezo a darme cuenta que el dolor en el gluteo va en aumento, aunque como los 8 primeros kms son de subida, lo voy aguantando y controlando hasta alcanzar la cima de la Maliciosa. A partir de aquí empezaba el verdadero martirio; la larga y técnica bajada se convierte en una auténtica tortura, con mucho dolor cada vez que apoyo la pierna derecha, de tal manera que cuando entro en el bosque de pinos, ya me es casi imposible incluso andar, y bajar cualquier pequeña rampa se convierte en una odisea.
Solos deseaba llegar cuanto antes al control de Cantocochino para retirarme, pues no había opción de valorar si continuar o no, era imposible dar un paso normal.
En Cantocochino recibo los ánimos de Rita y de Belén (muchas gracias desde aquí otra vez), y entrego mi dorsal y doy por finalizada mi participación.
Quiero agradecer a los muchos participantes que me adelantaban en el sendero, cuando andar me era complicado, su interés por mi y su ofrecimiento de ayuda para alcanzar Cantocochino. Es gratificante ver la solidaridad de la gente cuando estas fastidiado. Afortunadamente con más pena que gloria pude llegar al tran tran al control.

Momento previos a la salida del GTP 2013

Felicidades a mis compañeros que lograron ser brillantes finisher de esta dura prueba.

Hoy he estado en el médico, y la radiografía ha revelado el origen de la dolencia: un desgarro óseo en el coxis derecho, producto de una caída que tuve hace unas 3 semanas y que no quise darle importancia.
Pues lo que tenía que haber hecho hace 3 semanas toca hacerlo ahora: reposo, antiinflamatorio y calor.
Y sin tonterías que en dos meses tenemos el UTMB.