domingo, 21 de octubre de 2012

CRUZANDO ENTRENOS

Pues ya parece que el tema de lesión está olvidado y puedo volver a correr sin molestias apenas. Esta semana no he podido sacr mucho tiempo entre temas laborales y familiares, así que solo he podido hacer el jueves un rodaje por la Dehesa de Valdelatas, la cual voy conociendo poco a poco, para sacar el máximo partidos a sus senderos, y que en esta ocasión me han obligado a desandar los pasos en un par de ocasiones, pues llegaba a pistas con puertas cerradas, e incluso llegué a tener que apretar un poco el paso, pues veía que se me hacía de noche.

 Vista de la dehesa desde uno de los puntos más altos

A pesar de ser una dehesa de poca extensión tiene una serie de senderos idóneos para correr, zonas con vegetación muy cerrada y amplios pinares que confieren un ambiente muy agradable; así mismo presenta buenos desniveles para entrenar cuestas y potencia.



Los campos de la zona limítrofe posterior se vislumbran como extensión para poder hacer el entreno más largo e intentar no hecer bucles continuamente.
Al final completé casi 13 kms aprovechando los últimos rayos de luz.

El sábado tocaba bicicleta y junto a Luis, Raúl y Jose María nos hicimos el entreno en la Casa de Campo.
Tiempo lluvioso y noche cerrada a las 8 de la mañana cuando quedamos en el Lago, así que hubo que esperar a que amaneciera. 
Durante las dos horas que estuvimos, no dejó de chispear, sin embargo tampoco arreció en ningún momento, lo que dejaba el terreno en perfecto estado para que la rueda agarrara muy bien.

La temperatura también era buena con lo que disfrutamos de la Casa de Campo que en otoño se encuentra en una de las épocas más bonitas, y con estas lluvias ya empieza a estar la hierba verde, ofreciendo un marco singular.