martes, 1 de noviembre de 2011

POR FIN EL ABANTOS

Era un objetivo desde hace tiempo y siempre por unas cosas o por otras, nunca llegábamos hasta el pico Abantos. Si bien tampoco era el objetivo de los entrenos, siempre nos quedábamos con las ganas de haber llegado un poco más lejos y alcanzar su cima. En esta ocasión sí nos lo habíamos propuesto y para ello quedamos a las 7:00 a.m. en el puerto de los Leones: Jose María, Juan Angel, David y yo.
La madrugada amenazaba lluvia pues chispeaba cuando llegamos al puerto, pero afortunadamente no llovió durante el entreno.
Niebla, en ocasiones bastante cerrada, y un airecillo frio en las cumbres, Cabeza Lijar, refugio de la Salamanca y el propio Abantos, y el resto del recorrido más resguardados y con una temperatura ideal para correr.
Cabeza Lijar
El trayecto es duro con buenas subidas y posteriores bajadas, con todo tipo de terreno: rápidos y cómodos senderos, trialeras con muchas piedras y tramos entre bloques; todo rodeado de un paisaje muy bonito que hoy con la niebla le daba un toque especial.
Hemos seguido el recorrido del GR10, subiendo de ida y vuelta las principales cimas del recorrido: el cerro Piñonero, Cabeza Lijar, La Salamanca, Cuelgamuros y el Abantos.
Refugio de la Salamanca
Por Cuelgamuros
El punto más lejano al que habíamos llegado en otros entrenos era el refugio de la Naranjera, que dista del puerto de los Leones unos 12 kms. De aquí al monte Abantos restan otros 4kms, que recorren la cuerda por el monte de Cuelgamuros por una cómoda pista con tramos de piedras sueltas y sendero, para llegar a la amplia cima.
La niebla impedía ver el paisaje, pues las nubes estaban unos metros debajo de nosostros tapando el pueblo del Escorial y el horizonte.
Después de las fotillos de rigor, el aire frío que bajaba rápidamente la temperatura corporal y el que todavía nos quedaban 16 kms de vuelta, nos hizo no perder mucho tiempo e iniciar el trayecto de regreso.
Ultimas rampas antes de la cima del Abantos
Vértice geodésico del monte Abantos
LLegando de regreso al puerto de los Leones
En resumen, un buen entreno en un buen día meteorológicamente hablando, con una excelente compañía, y contentos por haber conseguido el objetivo planeado.

lunes, 31 de octubre de 2011

BUEN ENTRENO POR LA PEDRIZA

El domingo teníamos un nuevo entreno por la zona de la Pedriza, y esta vez ha sido numeroso, en lo que a participantes se refiere, nada menos que 12, nos hemos juntado. Algunos nuevos y otros conocidos pero no habituales en nuestras quedadas, lo que hace que el "Comando Guadarrama" vaya aumentando poco a poco.
Un dia soleado y buena temperatura, con excelente compañía invita a disfrutar de la Pedriza, y a eso de las 8:45 nos ponemos en marcha saliendo desde la barrera de entrada y enfilando el collado de Quebrantaherraduras, que tras las duras rampas va disgregando el grupo. En la bajada nos juntamos y llegamos a Cantocochino para luego coger la "autopista", llegar al refugio Giner y alcanzar el Tolmo. Desde aquí tiramos todo tieso por la Umbría Calderón, una dura ascensión que nos situa cerca del Yelmo por su vertiente oeste.

Hacemos una fácil trepada por la pared y nos situamos en la chimenea para acceder a la cima del Yelmo. Una buenas vistas de la región ya que el día estaba despejado, y una foto junto al vértice geodésico para inmortalizar el momento.

Destrepamos de nuevo y bajamos a la pradera del Yelmo para iniciar el vertiginoso y técnico sendero que nos lleva a la Gran Cañada y posteriormente de nuevo a Cantocochino.

Volvemos a subir el collado de Quebrantaherraduras y el posterior descenso a muy buen ritmo, por no decir, a toda leche, para llegar nuevamente a la barrera y dar por terminada la jornada.

Han sido 16 kms en 3:30, con muchas y largas paradas, pero el día, el ambiente y la compañía merecían disfrutarlos con la suficiente tranquilidad. Aún así ha sido un buen entreno de potencia y de velocidad en los tramos donde el terreno lo permitía.

Aquí dejo el track del recorrido, por si alguien quiere echarle un vistazo.

Y también un enlace a un video que filmó DESPEINAO, en la trepada al Yelmo.