viernes, 23 de septiembre de 2011

MARATON DE PENEDOS DO LOBO 18-9-2011

Tras tres semanas del UTMB, que han sido de recuperación de lesiones y golpes, y en las que apenas he entrenado, llegaba la tercera prueba del Técnica Circuito Alpino 2011, que se desarrollaba en la estación de sky de Cabeza de Manzaneda, en la provincia de Orense. 
Poco tiempo para recuperar, pero como quiero terminar este año el Circuito Alpino, no tenía más remedio que participar en esta dura prueba.
Así que María y yo partimos el sábado por la mañana hacia tierras orensanas, para llegar allí sobre la hora de comer.
Buena temperatura y agradable sol cuando llegamos a la estación, degustando una cervecita en la terraza del restaurante, para hacer tiempo para comer. Luego cogemos el apartamento y esperamos a que lleguen Juan Angel y Raquel. Un poco más tarde llega Mariete y después de recoger el dorsal y la bolsa del corredor nos bajamos a cenar a Puebla de Trives, cuando la meteorología empieza a empeorar y comienza ha hacer frio.
Una agradable y copiosa cena nos dejó listos para afrontar la carrera al día siguiente. En el regreso a la estación, la niebla había aumentado teniendo incluso que parar,  para ver la entrada a la estación, pues era tan densa que los faros del coche no podían con ella. Al bajar vimos que la temperatura también había descendido notablemente, y que un aire helado daba aún más, una sensación gélida.
A las 7:00 a.m. nos levantamos y al mirar por la ventana veo que sigue la niebla y el frio, con lo que habrá que abrigarse bien, pues arriba en la cuerda puede aumentar notablemente. 
Vamos al control de firmas y allí coincidimos con Luis, compañero del club, y ya, a esperar la hora de salida.
Apenas a clareado cuando se da la salida a los 180 corredores que disputamos la maratón. Pongo un ritmo cómodo sin forzar para no resentirme pronto del UTMB, y así van pasando los kilómetros. La carrera discurre por senderos, pistas y cortafuegos, con dos subidas muy duras, el famoso cortafuegos y una temible subida en tres tramos, sobre el km 38, cuando las fuerzas van muy justas; y una bajada muy técnica y delicada, con hierba y bloques de piedras y muchos tramos de desbroce, con trozos de tallos saliendo del suelo que eran bastante peligrosos.
El frio y el aire nos castigó duramente en las zonas de altura, donde dejaba las manos heladas y agarrotadas, y la niebla nos acompañó en muchos tramos, aunque no fue problema para seguir el recorrido, gracias a que estaba muy bien marcado, con balizas cada pocos metros.
Sobre la media maratón comienzo a resentirme de la lesión en el tibial con la que terminé el UTMB, y que me afecta a algún tendón que conecta con el dedo anular del pie izquierdo y sube hasta por encima del tobillo. Sobretodo en las bajadas la molestia iba en aumento, y me obligaba a ir despacio e incluso a andar en zonas difíciles, para evitar tener fuertes impactos en ese pie.
Poco a poco fueron pasando los kilómetros y llegué a la última subida importante, que como ya la conocía, la dosifiqué bien y fui a buen ritmo,aunque llevaba las rodillas y tobillos doloridos y los cuadriceps a punto de "reventar", motivado creo, porque todavía no había recuperado completamente del UTMB.
Pasado este punto, solo queda una última y empinada rampa de unos 100 m., para luego recorrer unos 3 kms más o menos llanos, viendo ya los edificios de la estación y entrando en el pinar que la rodea. A medida que uno llega se va oyendo más nitidamente al speaker y los dolores, el cansancio, las agujetas, desparecen y se dibuja una sonrisa en la cara, los aplausos de la gente, la recta de entrada, el arco de meta y ....una más finalizada. María me fotografía y felicita, y también Raquel, que estaban heladas de llevar tanto tiempo a la espera.
Completé los casi 45 kms en 5:36:47, puesto 72 de la general y 9 de mi categoría. Muchas agujetas y bastante cansado, pero contento por haber completado el recorrido y no haber tenido malas sensaciones en ningún momento.
Ahora ya solo queda el Maratón Alpino de Jarapalos en Málaga, el 12 de Noviembre, para cerrar el Circuito y conseguir completarlo; así que a partir de ahora tengo que recuperar la lesión y llegar sin molestias.



*Fotos propias, de Raquel Alcaide y de la galería fotográfica de Penedos do Lobo.