miércoles, 29 de junio de 2011

II GRAN TRAIL DEL PEÑALARA.

Todas las previsiones sobre la ola de calor que íbamos a sufrir durante el pasado fin de semana se cumplieron al 100%. Esto ha hecho, junto a la dureza ya propia del recorrido, que esta II edición del GTP, haya sido casi épica. Baste decir que de los 300 y pico que tomamos la salida, solamente llegamos a meta 122 corredores.

La hora de salida este año se adelanto a las 6:30 a.m. del sábado 25 de Junio. A esas horas la temperatura era más que agradable y reinaba un buen ambiente en la línea de salida. Mucha gente conocida y muchos compañeros de Entrenos por el Guadarrama. Puntualmente y tras un minuto de silencio en memoria de Fernando García "Tarzán", que se cumplían 4 años de su muerte, se dío la salida.

En la línea de salida

Foto javichin

El paso animado por las calles desiertas de Navacerrada incita a la charla, que se va disipando según llegan las primeras rampas de la pista de la Barranca. Con buenas sensaciones y un ritmo majo, alcanzamos el control de la Maliciosa y bajamos al de Canto Cochino.

Bajando a Canto Cochino

Foto comekilometros70

A partir de este tramo nos acompaña Jose María Lázaro, para animarnos y entrenar un rato. Hemos formado un trio entre heckleriano, ludevu y yo, pero al poco de salir de Canto Cochino heckleriano se va hacia delante. En el control del collado de la Dehesilla nos despedimos de Jose María, que ya se da la vuelta, y ludevu y yo bajamos el Hueco de Coberteros. Vamos bien, sin forzar y alcanzamos el control de la Hoya de San Blas. El calor empieza a hacerse patente y en el avituallamiento de la Hoya, miss pegasus nos deleita con una cocacola helada que entra de maravilla.

Ultimas rampas del Puerto de la Morcuera

Foto comekilometros70

Al poco tiempo llega también nano75, y ya salimos juntos los tres hacia el puerto de la Morcuera. A pesar de que hay muchos tramos de sombra, el calor va en aumento y aprovechamos todos los arroyos para mojar la gorra y refrescarnos. Llegamos por fín al control y avituallamiento del puerto de la Morcuera. comekilometros70 también esta aquí al igual que en Canto Cochino haciéndonos fotos y animando.

Saliendo del Puerto de la Morcuera

Foto comekilometros70

En el control/avituallamiento de Rascafría
Foto Marcos Fernández
Saliendo del Control de Rascafría
Foto Marcos Fernández
Nos despedimos de el y bajamos hacia Rascafría. Indescriptible el paso por las Presillas, llenas de domingueros tumbados a la sombra en bañador, con la cervecita, la tortilla, etc, y nosotros pasando entre medias con el calor sofocante, pues eran las 15 h. LLegamos al primer avituallamiento con mayor variedad de comida sólida, situado en el Puente del Perdón, en Rascafría, y nada más dar el primer bocado se me cierra el estómago. Me costó un mundo ingerir un trozo de plátano y un poco de jamón serrano, y ya salí con una náusea en el estómago que no me abandonó en todo el recorrido.
Repuestos los líquidos en los bidones, volvemos al recorrido con un calor sofocante, dispuestos a afrontar la parte más dura del recorrido, el Puerto del Reventón y la subida al Peñalara, con el añadido del gran desnivel a superar en la peor hora del día.

Hacia el Reventón con Peñalara al fondo

Foto comekilometros70

Iniciamos el ascenso al Reventón al cobijo del bosque de robles que atenua en cierta medida la alta temperatura; pero después salimos a la pista y ya el sol nos castiga de pleno. Voy empeorando con el estómago y se me empiezan a acalambrar las piernas, con lo que tengo que parar unos minutos en una sombra para hidratar y recomponer el cuerpo. Afortunadamente tras unos pocos minutos recupero rápidamente y hacemos la subida hasta el control de un tirón. Pasamos el chip en el puerto y nos dirigimos hacia el paso de los Claveles y llegar a la cumbre del Peñalara. Este tramo muy duro lo hacemos a ritmo tranquilo pues además vamos muy cansados.

Por fín ha pasado lo peor. Ahora la vertical bajada hacia el Chozo Aranguez que castiga duramente los cuadriceps y rodillas, para a continuación coger los cómodos senderos hacia la Granja. Además el sol ya se va poniendo y la temperatura da algo de tregua. Cada arroyo que cogemos lo aprovechamos para beber y refrescarnos, lo que seguro nos libró de consecuencias peores.
Llegamos a la Granja, los aplausos de la gente al atravesar las calles reviven a uno y le animan a mantener el tipo. Control de chip y avituallamiento variado con caldo, cocacola, frutos secos, fiambre, membrillo, etc. Consigo comer un poco de jamón y dos vasos de caldo, cocacola y unos frutos secos, manteniendo el estómago a raya.
Tras una media hora volvemos a partir ya con los frontales puestos y abandonamos la Granja mientras nos filman saliendo por la puerta de los Jardines. Cogemos el camino paralelo al rio, el camino de las Pesquerias y tras 14 kms de senderos llegamos a la Casa de la Pesca, control del chip y avituallamiento.
Solamente nos queda una dificultad dura, el Arrastradero, una empinadísima cuesta de unos 800m que nos saca directamente al control de la Fuenfría. Desde la casa de la Pesca son unos 6 kms, rematados con este subidón en el que nano75 pone un buen ritmo de subida, con ludevu y yo "a rueda".
Ya estamos en la senda de los Cospes, bebemos de la fría agua de la fuente de la Fuenfría y con tranquilidad inicamos el camino hacia el puerto de Navacerrada. Conectamos con el Schmid, y ascendemos poco a poco hasta alcanzar la carretera que lleva al puerto. Una agradable sorpresa fue ver que el control y avituallamiento de Navacerrada no estaba en el albergue, y lo habían subido al puerto, menos mal, pues de esta manera no habría que bajar esos 500m para volver a subirlos luego.
Ya está hecho pensamos, sabemos que lo queda es fácil y aunque el cansancio y el deterioro físico es grande, y las ampollas de los pies molestan y mucho, las posibles dudas que en alguna parte del recorrido hemos podido tener, ahora ya están olvidadas.
Nos despedimos de los voluntarios de este último avituallamiento, para rebasar el Emburriadero, suave ascensión que nos lleva a media ladera de la Bola del Mundo, para allí coger la senda de la Tubería, enlazar con la senda de las Cabrillas y salir a la pista de la Barranca.
Una espectacular vista nos acompaña en los últimos kms, con las luces de Navacerrada y pueblos de alrededor, adornando la noche. Entramos a Navacerrada cuando empieza a amanecer y atravesamos las solitarias calles, con la sorpresa de algún vecino que regresa de la noche de juerga.
LLegamos al polideportivo, lo rodeamos y enfilamos la entrada al arco de meta; nos ponemos los tres en paralelo y avanzamos al trote por la alfombra de hierba que tras 50 metros nos lleva al final de nuestra aventura, cuando salta un flash y nos inmortaliza en este momento tan especial. Casi 24 horas nos ha costado, pero hemos vencido, somos finisher, nos fundimos en un sentido abrazo disfrutando de este momento, sabedores de que gracias al apoyo del grupo conseguimos el éxito final.
FINISHER DEL GRAN TRAIL DEL PEÑALARA

Foto organización

Quiero felicitar a la organización por el esfuerzo que han realizado para que todo estuviera controlado, y agradecer a los voluntarios el trato, el cariño y la atención dispensada en todos y cada uno de los avituallamientos. Muchas gracias a los compañeros que estuvieron animando y haciendo fotos a lo largo del recorrido, su presencia y compañía siempre estimulan para seguir adelante.

Y un agradecimiento especial a mi hija Bárbara y a Marcos que estuvieron animándome y fotografiando en Rascafría; y a mi mujer, María, por el seguimiento, el apoyo y la preocupación a través del móvil; con ellos al lado ha sido más fácil.