jueves, 16 de junio de 2011

MARATON ALPINO MADRILEÑO. "QUE DEMASIAO"

Una nueva edición del Maratón Alpino Madrileño nos esperaba este domingo 12 de Junio. Con las dudas que tenía sobre mi estado físico, tras haber sufrido un bajón hace 15 días en el 3 Refugios y posteriormente un proceso infeccioso con fiebre alta; encaraba esta prueba con mucha incertidumbre en cuanto a como respondería mi organismo.
El objetivo anterior a todo esto era bajar de 6h (6:02 el año pasado), pero en vista de las carreras venideras, convenía no arriesgar a someter al organismo a un esfuerzo extra.

Foto: davidg10

Amaneció un día muy agradable, sin viento y sin riesgo de lluvias, por lo que no tendríamos ninguna dificultad añadida, quizás el calor supondría un tema a tener en cuenta. Hice una carrera a ritmo "controlado",sabedor de que no estaba para muchas florituras, y en todo momento fui por sensaciones, olvidándome del crono. Aquí el Track.
Los primeros kms los hice con AngelZurdo y Yerbajo, subiendo al puerto de Navacerrada y a Bola, sin pasar de pulsaciones. Arriba en la cuerda, hacía un airecillo que se agradecía para refrescar un poco el cuerpo. La bajada al puerto de Cotos, a ritmo alegre pero sin lanzarnos, pues luego se pasa factura en la subida a Peñalara. Después de avituallar en Cotos, fila de a uno y a por el collado de Citores para luego alcanzar la cuerda y subir a Peñalara, donde toco cima en 2:57. Yerbajo va tocado con unas ampollas que no terminan de quitarse, y le digo que voy a tiara un poco, que me encuentro bien y voy a ir algo más rápido, además las ampollas le impiden bajar bien. Angel me sigue a escasos metros e iniciamos la bajada a Cotos, para llegar rápidamente de nuevo al puerto.

Foto: comekilometros70

El siguiente obstáculo a afrontar, los Tubos de Cabezas, esa durísima subida que en apenas 2 kms, acumula un desnivel positivo de 500 m, y que obliga a sacar fuerzas de todos los rincones y afrontarla con mucha cabeza. Aquí bastantes corredores pasan momentos de desfallecimiento, pues si no llegas bien a este punto, se puede convertir en un calvario.

Foto: comekilometros70

Rebasados los Tubos y coronado Las Cabezas de Hierro, parece que que se ha pasado lo peor, y si bien esta es la realidad, todavía queda subir a Valdemartín, que se hace duro y tedioso, al menos para mí, y luego el embite final hasta la Bola.
Angel me pasa en la parte final de Valdemartín, se le ve con fuerzas mientras que yo voy un poco con el gancho. Decido no forzar por seguirle para no castigarme, y afronto la subida a Bola de la misma manera.
La bajada al puerto la hago bien, por el técnico y vertical sendero,donde las piernas ya empiezan a quejarse de sufrir tanto tiempo. En el avituallamiento del puerto cojo a Pablo y salimos los dos ya para Cercedilla. Solo faltan 7 kms, pero que largos se hacen cuando las fuerzas van justas. Pablo va con amenaza de calambres y le paso pero solo unos metros. Luego el se recupera y me adelanta, pues ahora yo soy el del bajón, me dice que le sigua que pone el ritmo, y aunque al principio me cuesta, luego consigo llegar a su altura y ya los dos juntos entramos en meta.

Foto: comekilometros70

El tiempo final fue de 6:24, pero lo más importante es que excepto en un par de momentos, en general me encontré bien de fuerzas y tuve buenas sensaciones, lo que hace afrontar con mejores perspectivas el GTP, dentro de 14 días.

Muchas gracias a todos l@s compañer@s que estuvieron a lo largo del recorrido animando, apoyando, haciendo fotos, y sobre todo consiguiendo que a nuestro paso, se nos hiciera más llevadero.

La organización, marcaje del recorrido y los avituallamientos fueron inmejorables, en manos de los voluntarios y de integrantes del Tierra Trágame, que realizaron una labor impresionante, para que podamos disfrutar de esta gran carrera. Muchas gracias a tod@s por el esfuerzo que habeis puesto.