sábado, 27 de noviembre de 2010

FRIO HASTA LA BOLA

Con la ola de frío polar que tenemos encima, esta mañana tocaba entreno por La Barranca, para ir ultimando la preparación para la Ultra de Chiva. Franciscoll, Euse y yo partíamos del parking sobre las 8:00 de la mañana con -4º de temperatura y cielo prácticamente despejado. El frío se hacía patente, así que guantes, buff y cortavientos pues soplaba un ligero airecillo que penetraba a través de la ropa.
La pista de la Barranca nos hace entrar en calor rápidamente, y cogemos la senda Ortiz para dirigirnos hasta el Mirador de las Canchas.
Cogemos la senda de la Tubería que está casi toda nevada y con placas de hielo, pero como es subida, de momento no representan apenas problema, la temperatura se soporta bien y estamos un poco a resguardo del airecillo que hacía abajo. Llegamos a la zona del Emburriadero, donde la acumulación de nieve es mucho mayor, y está cubierta por una capa de hielo formada por la heladora brisa que cruje ante nuestras pisadas. Hay tres tiendas de campaña que están empezandoa recoger, lo que quiere decir que han pasado la noche allí, y ha tenido que hacer un frío intenso, pues ahora estaremos en torno alos 8º bajo cero.
Pensábamos que de aquí hasta Bola, iba a estar peor la nieve, por el hielo, pero no, se podía ascender sin problemas, y llegamos a la pista de cemento, bueno ahora de nieve, para terminar en Bola.
Regreso por el mismo recorrido, y disfrutando del descenso por la pista, pues la nieve permitía correr sin sufrir la dureza del cemento, como ocurre en la mayoría de las ocasiones que hemos transitado por ella.
Llegamos de nuevo al Emburriadero y al coger la senda de la Tubería y luego la senda de las Cabrillas, tenemos que extremar las precauciones, pues las placas de hielo nos hacen resbalar y caer en más de una ocasión.

Según perdemos altura, la nieve va despareciendo y ya permite bajar a ritmo más vivo, para llegar de nuevo a la Barranca, tras 2h 10 min y 17,5 kms de recorrido.

Las fotos están bajadas de internet, ya que no llevé la cámara, pero el día y la nieve eran muy parecidos a los de las fotos.

domingo, 21 de noviembre de 2010

COMIENZAN LOS ENTRENOS INVERNALES

Ayer sábado habíamos quedado para entrenar, franciscoll, heckleriano y yo, a las 8 de la mañana, en las Dehesas de Cercedilla, en el aparcamiento de Casa Cirilo. Cuando me despierto veo que está lloviendo con intensidad y además hace viento; vaya entreno vamos a tener, pienso, si ya el fin de semana pasado fue bajo la lluvia, este iba a ser peor. Durante el trayecto vislumbro la sierra con negras masas nubosas azotando toda la cuerda sin parar de llover. Llego al punto de la cita y nada más bajar del coche para saludar a los compañeros, comienza a nevar con fuertes rachas de viento. Nos ponemos los anoraks y comenzamos el entreno, encaminándonos hacia la calzada romana. franciscoll va en pantalón corto de atletismo, da grima verle con el frío que hace, pero el dice que tiene que curtirse las piernas, vaya tela.
En un momento arrecia la lluvia/nieve y tenemos que ponernos las capuchas para aguantar el temporal, mientras continuamos subiendo. Donde la calzada romana es cortada por la carretera de la República, abandonamos aquella y continuamos por la nevada carretera para hacer el recorrido más largo y más corrible. Según ganamos altura y vamos adentrándonos en la ladera sur del Guadarrama, el tiempo comienza a cambiar, deja de nevar y se calma el aire, permitiéndonos disfrutar de un paisaje impresionante y de una tranquilidad absoluta, mientras vamos abriendo huella en la nieve.
A lo lejos, el mirador de la Reina
Paramos en el mirador Vicente Aleixandre y contemplamos las magníficas vistas de todo el valle, con las nubes justo encima de nosostros. Proseguimos y vamos viendo ya a lo lejos el mirador de la Reina, para llegar después al puerto de la Fuenfría. El GPS marca 9,5 kms, así que decidimos continuar por la pista de la vertiente norte hasta los 10,5 kms, para completar con el recorrido de vuelta un entreno de medio maratón.
Por la carretera de la República
En el mirador de la Reina
El recorrido de vuelta fue mucho más cómodo ya que prácticamente en su totalidad es bajada, pero aún así, como no fuimos precisamente despacio, había que hacer un esfuerzo para mantener el ritmo.
Para rematar la estupenda mañana nos fuímos a Carcedilla a tomar un sabroso café con un buen bollo, para recuperar las fuerzas y comentar el entreno realizado, del que acabamos gratamente sorprendidos, pues pensábamos que íbamos a tener mucho peor tiempo y resultó ser todo lo contrario.
Puerto de la Fuenfría