sábado, 21 de noviembre de 2009

UN POCO DE AIRE FRESCO

Esta mañana he decidido empezar a probar y ver como responde ya el talón. Estos casi 3 meses de inactividad están haciendo que me suba por las paredes, y se me hace muy pesado no realizar nada de deporte.
Así pues he cogido una mochila ligera y me he acercado al Pico de la Miel para subirlo y poder volver a sentir la sensación de libertad que siempre tengo cuando estoy en la montaña. Buena temperatura y mucha tranquilidad para subir, además que notaba físicamente el parón.
Me ha sorprendido ver la limpieza que han hecho de la ladera del Pico, pues han cortado una extensa y espesa masa de jaras y matorral bajo, imagino para prevenir posibles incendios, que me ha chocado al verlo, pues en los casi 50 años que conozco la zona, nunca lo habian hecho y ahora parece un paisaje diferente.
Por otro lado algún "listillo", bajo no se qué criterio, ha quitado los peldaños que habían puesto en el callejón entre el Pico de la Miel y el Cancho Soyermo. Servían para rebasar facilmente una trepada de unos 4 - 5 metros, pero se ve que a alguno no le parecía bien, y claro, que se fastidien todos los demás.
Un café en La Cabrera para estabilizar el cuerpo, y contento pues parece que la lesión va por buen camino.