viernes, 28 de agosto de 2009

LA DURA REALIDAD

Pues ya se han acabado las vacaciones, y lo que esperaba que fuera a ser un período de recuperación con el agua de mar y la tranquilidad, en un verano de parón total de entrenos y machaque, no me ha servido para nada y la lesión del aquiles continúa.
Después de hacer unos pequeños rodajes de 5 km y un entreno por el Smith con mi amigo Eusebio; la posterior carrera de Cerceda me ha hecho ver la realidad de que tengo que parar y ponerme en manos de los fisios. El dolor y la inflamación continúan así que doy por terminada la temporada y me pierdo el maratón de Penedos y Jarapalos, así como el resto de carreras en el Guadarrama. Me cagüen too.