lunes, 20 de julio de 2009

LOS CAVALLS DEL VENT

Si tuviera que definir en una palabra la travesía de los Cavalls del Vent, esta sería: espectacular.
Partimos de Madrid el Viernes 17 Luis y yo, pronto para llegar por la tarde, con suficiente tiempo, para concocer el lugar. A eso de las 17:30 dejamos el coche en el aparcamiento de la carretera que lleva al Refugio LLuis Estasen y contemplamos el paisaje desde el mirador, flanqueados por la impresionante mole del Pedraforca. Subimos al refugio y solucionamos los papeles con los guardas, y al rato llega Carlos. Ya estamos los tres, y el tiempo empieza a empeorar notablemente, baja la temperatura y se cubre de amenazantes nubes; fijo que mañana pillais agua, nos dice uno de los guardas.
A punto de partir
A las 03:30 nos levantamos y a las 04:37 exactamente salimos. El cielo está estrellado y no hace frio. Comenzamos la travesía bajando al refugio Gresolet, empinada y a través de bosque, nos abrimos paso con nuestros frontales. Saliendo de Gresolet empieza a amanecer y subimos por un bonito bosque de hayas, que se alterna con zonas de pinos para alcanzar el Coll de la Bauma, y posteriormente llegar al torrente de Les Empedrats, encajado en los farallones calizos, que da lugar a bonitas cascadas. Seguimos hacia arriba y llegamos al refugio Sant Jordi, sellamos y continuamos la marcha hasta alcanzar el refugio Rebost.
El Pedraforca y el Comabona desde el refugio Rebost
Refugio Rebost
Desde aquí continuamos una dura escensión al siguiente refugio, el Niu de l´Aliga, donde las vista son espectaculares, ya que nos encontramos a 2510m de altura.
Refugio Niu de l´Aliga
Una dura bajada nos lleva a la subida hacia la cima de Peñas Altas, y tras una dura y eterna bajada llegamos al refugio del Serrat de les Esposes, donde el cansancio se hace patente, y decidimos comer un suculento bocata de tortilla en pan con tumaca, que nos supo a gloria. De aquí, tras 1 hora se llega al refugio Cortals de l´Ingla, donde la guarda nos indica el camino a seguir, y literalmente se nos caen los palos del sombrajo, de ver adonde teníamos que subir. Durísima la subida, el cresteo y el acercamikento al refugio del Prat d´Aguiló que no llegaba nunca y se hacía de noche. Tuvimos que ponernos los frontales antes de llegar, pero afortunadamente habíamos pasado la zona comprometida por la señalización con luz, con lo que los despistes los corregimos rapidamente. En el Prat d´Aguiló nos explicaron muy bien como llegar al Pas dels Gosolans, donde llegamos después de una tortuosa subida pues las fuerzas ya estaban muy muy justas. Arriba corre un aire gélido y helador, y afortunadamente fuimos encontrando las marcas sin problemas, hasta iniciar el descenso hacia el refugio LLuis Estasen. Cuando creíamos que estaba todo hecho, perdemos las marcas en la empinada ladera del Collel, en el Prat Toixones. Estuvimos desorientados cerca de 1 hora, ladera arriba, ladera abajo, buscando las marcas y nada. La sensación de impotencia nos llevaba al cansancio y al abatimiento, pues una y otra vez volvíamos a la ultima marca que teníamos localizada y no encontrábamos la siguiente. Teníamos muy cerca el final y no dábamos con ello, por lo que decidimos ir hacia donde nos decía la intuición, y tuvimos la suerte de acertar, pues tras recorrer cerca de 1km sin marcas, alcanzamos una pista con un letrero que indicaba refugio Estasen 4Km, lo habíamos conseguido.
Refugio LLuis Estasen
El tiempo final empleado fue de 21h 44min. Más fotos en: http://picasaweb.google.es/V.Jesus1960/CAVALLSDELVENT#