lunes, 18 de mayo de 2009

LOS 101 KM DE RONDA

El esperado día de rebasar la barrera de los 100 km ya llegó y pude disfrutarlo. Empezó el Viernes 15 con la salida desde Atocha, allí quedamos boton, ludevu, euse y yo. El viaje en tren discurre con el monotema de la carrera, y unos pequeños vándalos que no paraban de entrar-salir-chillar-correr, ante la pasividad de los padres, con lo que estábamos deseando llegar a Ronda. Derechos al hotel a dejar el equipaje y luego a recoger el dorsal. Una suculenta cena de pasta, con unas buenas jarras de cerveza y el plan de carrera listo para mañana.
Euse, ludevu, boton y Chusta
El día 16 Ronda está tomado por una multicolor masa de gente en pantalón corto y en bicicleta, que se dirigen al mismo punto. Vamos pasando al recinto del campo de futbol, una vez que hemos sellado el pasaporte legionario y hemos entregado las bolsas con ropa que pudiéramos necesitar más adelante.
La hora de espera se hace larga. Por fín salen los participantes de MTB y los duatletas y a las 11:15 más o menos salimos los corredores. Emocionante la salida, con los cohetes tronando, los gritos, aplausos y unos ligeros nervios por el reto a afrontar.
video
Video de la salida
video
Atravesando Ronda
Dado que habíamos estado una hora sin poder evacuar líquidos, en la primera oportunidad nos salimos un momento de la carrera, y nos separamos ludevu y yo de boton y euse. Ya hicimos carreras por separado y aunque contactamos por teléfono, ya nos habíamos distanciado. Hasta el Km 30 vamos a buen ritmo, y afrontamos la cuesta de los cochinos, donde vemos los primeros abandonos y gente tumbada en el borde del camino. El calor empieza a hacer mella, y si no se va bien preparado, si no se bebe y se alimenta uno bien, y ni aún así hay garantías, las posibilidades de éxito se disipan.
Con el gran Ppong esperando la salida
Continuamos con nuestro ritmo, de a unos 8 - 9 km/h, andando solo en las subidas para no gastar energías. La llegada al primer punto de recogida de bolsa de material, Setenil de las Bodegas, se hace un tanto larga, ya que un error de medición alarga en 9km, lo que en principio solo eran 4km, algo de lo que todos los corredores nos dimos cuenta. Entrando en el bonito pueblo de Setenil empiezo a encontrarme mal, con ligeras náuseas, escalofríos y molestias de estómago, pero afortunadamente tras andar unos metros, vuelvo a recuperar la normalidad.
Setenil
Nos avituallamos en Setenil, y proseguimos en carrera. Ahora el terreno se vuelve más sube y baja, más rompepiernas, pero mantenemos el ritmo, y en el km 77 alcanzamos el Acuartelamiento del Tercio, donde llegamos anocheciendo y donde se puede tomar comida caliente.
Cogemos ropa de abrigo y los frontales y cuando salimos ya es de noche. Quedan 25 km para meta, con la dura subida a la Ermita, que la hacemos a buen ritmo, para bajar después a Benaojan. Me separo de Luis, ya que el quiere ir un poco más tranquilo, y me "obliga" a que tire para delante. Pongo un ritmo vivo a falta de 16 km para meta, correr por la noche con el frontal me gusta, me envuelve, y me defiendo bien (será por mi época pasada de espeleólogo), y llego al punto en el que se cierra el bucle de la ermita, donde te cruzas con los corredores que van, y piensas: lo que les queda todavía.
Subiendo a la Ermita
Al frente se ve el resplandor de las luces de Ronda, quedan 6km , pero no van a ser fáciles, fuertes repechos quedan por salvar, y luego bordeando el farallón sobre el que se alza la población, nos espera la Cuesta de la Risa, el remate final al duro recorrido realizado. Pero el olor a meta hace que salgan fuerzas de no se sabe donde, de ese instinto de superación, de lucha, que llevamos dentro, de ese pensamiento "cuanto más duro mejor", que hace que disfrutemos del sufrimiento, de ese algo difícil de describir, y que sin él estas carreras no serían lo que son. Una vez subida la Cuesta de la Risa, y cuando son las 1h 35 min de la madrugada, me reciben las primeras calles solitarias de Ronda, y a medida que avanzo va apareciendo gente cuyos aplausos y palabras de ánimo resuenan en el silencio de la noche. Enfilo la calle principal pasando por encima del Tajo de Ronda y aquí empieza a haber más gente, me recorre un escalofrío de emoción al oir a tanta gente aplaudir y animar ya que voy solo, se me eriza el vello; y por fin un giro a la izquierda entro en un parque y el arco de meta, los 101 conseguidos.
Un placer saludar a Ppong, JosepM, Aldapa, Guille, EmilioComunero, Luis (Tierra Trágame), livan, y que me perdonen los que se me olviden, que seguro los habrá.
En resumen un fin de semana muy especial junto a boton, ludevu y euse, con muy buen sabor de boca por mis 14h 31min y porque acabamos los cuatro la carrera.