jueves, 1 de mayo de 2008

PATEANDO MONTE



Una vez acabados los objetivos en el asfalto, comienzo la temporada de carreras de montaña, donde las sensaciones son muy diferentes y me producen una mayor satisfacción. Hoy he comenzado los entrenamientos y a las 8 de la mañana, Peñaliendre, Carlosgalapagar, Prisillas y yo, partíamos de la pista que sale de la carretera de Navacerrada al Mirador de la Barranca. Son en torno a unos 3 km de subida, donde he empezado a notar que las piernas iban cargadas, debido al MAPOMA, pues solo han pasado 4 días. Afortunadamente según pasaba el tiempo iba calentando los músculos y comenzaba a tener mejores sensaciones. Del Mirador de la Barranca hemos cogido la Senda de la Tubería y la Senda de las Cabrillas para subir a la pista de cemento que baja de Bola. Por aquí soplaba un airecillo bastante fresco, pero soportable. Una rápida bajada nos lleva al Puerto de Navacerrada y de aquí, tras un ligero despiste por el que tenemos que ir un tramo por las vías del tren, cogemos el Camino del Calvario, para llegar al punto de partida, después de 1h 50min, y 16,5 km de recorrido.

La primera toma de contacto con la montaña después de unos meses, ha sido buena, y veremos que tal se da 3 Refugios. Intentaré aprovechar estos días de fiesta para volver a realizar otro entreno en altura.








En resumen, un bonito día y un buen entreno.

domingo, 27 de abril de 2008

Mereció la pena


Pues sí, afortunadamente todo este tiempo de sacrificios y de entreno más o menos riguroso, ha dado sus frutos. Mi objetivo era bajar de 3h:30min., y al final he conseguido correr el MAPOMA en 3h:25min:19seg, con lo que me doy por muy satisfecho con el esfuerzo realizado. He tenido buenas sensaciones desde el inicio, y he intentado correr con cabeza y no dejarme llevar por la euforia, para luego no pagar las consecuencias en los últimos kilómetros. LLevaba un colchón de 9 min. sobre el tiempo de las 3:30, pero los últimos kilómetros se han notado, y el perfil los hacía duros, en donde he perdido unos 4 min de ese colchón, pero era de esperar pues a esa altura de carrera las fuerzas ya van justas y bastante es conseguir mantener un ritmo aceptable. La carrera me ha parecido muy buena con mucho público animando, el recorrido me ha gustado más que el del año pasado, y el avituallamiento en meta estaba muy surtido. En fín, que he terminado con muy buen sabor de boca.

Ahora ya a pensar en la temporada de montaña.