domingo, 21 de septiembre de 2008

CROSS AL YELMO 21-9-2008

A eso de las 8:15 a.m. llego a Manzanares, mirando de reojo al cielo, pues la probabilidad de lluvias es del 90%. No parece que pinta muy mal el tiempo, hay nubes y claros y algo más cerrado hacia Cerceda, pero parece que podemos tener suerte. Recojo el dorsal y poco a poco la Plaza del pueblo se va llenando de corredores, un buen número del Tierra, conocidos y otros no; saludos, abrazos, y por altavoces indican que se inicia el control de dorsales. Vamos pasando al corralito mientras las nubes van ocupando la totalidad del espacio aéreo, desprendiéndose alguna gota, como metiéndonos prisa si no queremos mojarnos. Unas recomendaciones por el micro que nunca se oyen, la salida neutralizada y ale, a correr. Los casi 3 km de asfalto se hacen algo duros, pues la gente impone un ritmo alto para intentar llegar lo mejor colocado posible a Casa Julián e iniciar la Senda de las Carboneras con el menor atasco posible. Por fin abandonamos el asfalto y recupero un poco el aliento, acomodándome al ritmo que pone la fila de corredores. Pasamos la Gran Cañada y de ahí a buen ritmo a la Pradera del Yelmo, alcanzando ésta en torno a los 52 minutos. Justo aquí empieza a llover y progresivamente el suelo se va empapando. La bajada se va a hacer "divertida", y tendremos que hacer acopio de nuestras técnicas de adherencia, si es que las hay. La primera parte discurre sobre grandes bloques de piedra, que aparte de la lluvia, tienen ya también el barro que se va depositando de las zapatillas, con lo que hay que extremar precauciones. Aún así se baja a buen ritmo, y una vez pasado este tramo técnico, el resto es más corrible, permitiendo ir más rápido. Afortunadamente la lluvia aunque sin cesar tampoco arreció en exceso, con lo que se hacía agradable correr con ella; a mí particularmente este tiempo me encanta. Se van oyendo los gritos de ánimo de la gente indicando que nos acercamos a las primeras casas de Manzanares, enfilamos las empinadas calles, y en pocos minutos atravieso la meta en 1h 30 min, más o menos. Allí veo que ha habido varios accidentados entre fuertes esguinces, golpes y heridas, y es que el terreno estaba peligroso. Un surtido avituallamiento en meta bajo la lluvia para reponer fuerzas, y de regreso para casa, pensando ya en el Cross de la Pedriza.

No hay comentarios: