sábado, 24 de septiembre de 2016

EMPEZANDO DE NUEVO

Después del paréntesis vacacional y con los deberes hechos, una vez conseguidos los 15 puntos para el UTMB 2017, volvemos a los entrenos sin ningún objetivo concreto a la vista, hasta, al menos, el sorteo del Mont Blanc y saber si tenemos plaza.
Así que ahora toca entrenar relajadamente y disfrutar de la montaña sin presiones de acumulación de kms y desnivel.
En estos días del mes de Septiembre he hecho varios entrenos majetes con mis compañeros por Peñalara y por Bola y Maliciosa, y uno tarduno al Aneto, para volver a ir cogiendo ritmo.
Que bien se entrena sin presión, jejeje.

La Maliciosa-Bola


Subiendo la norte del Peñalara

Laguna de los Pájaros

Abantos nocturno

La Maliciosa por el Tubo de Todos

Subiendo La Maliciosa


domingo, 7 de agosto de 2016

VUELTA A LOS ENTRENOS

Después de 15 días tras el Gran Trail Aneto-Posets, y haber descansado un poco, toca volver a trotar por la montaña, pero ahora sin ninguna presión en cuanto a carreras se refiere, una vez conseguido el objetivo de la temporada, que era puntuar en tres carreras de 5 puntos, para poder presentar de nuevo la preinscripción al UTMB para el 2017, e intentar volver a terminar por 3ª vez, esta mítica carrera. 


En el 2016 no hubo suerte en el sorteo y los puntos ya caducaban, con lo que ha habido que emplearse a fondo para correr tres pruebas de más de 100 kms y conseguir los puntos necesarios.
Esta mañana de nuevo un entreno por La Cabrera, de 13 kms, con subida al Pico de la Miel, y recorriendo la sierra del Espaldar, a primera hora de la mañana, antes de que empezara a apretar el calor.



Habrá que ir mirando alguna carrerilla para octubre/noviembre por mantener un poco de chispa, pero si no hay ninguna apetecible, pues a seguir con entrenos tranquilos, a esperar a diciembre para la preinscripción del Mont Blanc.




martes, 26 de julio de 2016

GRAN TRAIL ANETO-POSETS......esta vez SÍ

De nuevo en Benasque un año después, de nuevo el gran reto por delante, realizar el "ocho infinito", tal y como lo describe la organización. El año pasado sabía que no llegaba bien entrenado ni física ni mentalmente, por diversos problemas; pero este año estaba preparado, y la única incógnita era el comportamiento de mi estómago, que últimamente responde mal al esfuerzo, y no acepta alimento sólido. Algunas medidas de prevención estomacal para intentar minimizar este problema, parece que surtieron efecto, al menos en parte.

Instantes antes de la salida

A las 12 de la noche puntualmente, se dió la emocionante salida con muchísima gente en las calles del pueblo; se ponía la piel de gallina ante los gritos, aplausos, ánimos, cencerros, flashes y demás. Somos 300 corredores y rápidamente nos estiramos haciendo una serpiente de luces blancas y rojas a través de la pista que nos va introduciendo en la montaña. Antes de meternos en la soledad del monte, pasamos por la zona del camping, donde se había juntado también mucha gente para animar nuestro paso, y luego ya de repente, el silencio y la oscuridad te rodea y te va metiendo en carrera. 
LLegamos a los Baños de Benasque, LLanos del Hospital, llegar a la Besurta y alcanzar el refugio de la Renclusa. Voy con mis compañeros Guillermo y Raúl, y vamos en el tiempo estipulado. 

Subiendo al Collado D´Angliós

Avituallamos y continuamos hacia Barrancs el técnico valle que nos sube al Collado de Salenques (2.808m). Una vertical pedrera, con palas de nieve en las que muchos corredores optaron por ponerse crampones. Nosotros viendo que entraba un poco el taco y que había tracción, tiramos sin ellos, y la decisión fue acertada, pudimos hacer la ultima trepada final entre bloques sin problemas. A esta altura, la lluvia, el viento, el frío, la niebla y las entreluces del amanecer, dieron una imagen impactante a la trepada final al collado, para mí, la imagen más bonita de la carrera.

Collado D´Angliós con el Ibon de la Ubaga al fondo

Paso fugaz por el control y para abajo, que no hay quien pare con el frío. La bajada entre grandes bloques también se las trae, un descuido y te metes una importante caída. Atravesamos una zona de media cuerda y llegamos al Collado 2.706 m., para bajar al Ibon de la Ubaga, y tomar una durísima subida al collado d´Angliós de 2,438, y bajar a la presa de LLauset. 
Nuevo avituallamiento y continuamos hacia el refugio de LLauset y enfilar hacia el Collado de Ballibierna (2.732 m), también bastante duro y técnico. Hasta aquí la parte más dura del primer bucle, ahora nos quedan unos 18 kms de bajada hasta Benasque.

Primer paso por Benasque, base de vida

LLegamos en 14:45 horas, dentro de nuestra previsión de tiempo, vamos bien de fuerzas y de ánimo, aunque ya se notan los 60 kms y casi 4000 m de desnivel positivo que llevamos.
La familia nos espera en el avituallamiento, nos anima, y tras recomponernos, iniciamos el segundo bucle. El calor se hace notar en el valle, y menos mal que vamos por un sendero entre bosque, y los árboles nos protegen del tórrido sol a las 4 de la tarde. Subimos al Molino de Cerler y bajamos a Eriste, donde empiezan de verdad las dificultades en este segundo bucle.

Bajando del Molino de Cerler, nos cruzamos con Euse, que participaba en la Maratón de las Tucas

Desde Eriste nos esperan 8 kms de subida continua para alcanzar el refugio Angel Orus (2.139 m), se hacen duros y pesados, y parece que nunca llega. Por fín aparece cuando cae la tarde y el frío empieza a hacerse notar; aquí mi estómago comienza a sublevarse, pero un par de caldos calientes me asientan un poco. La siguiente dificultad que nos espera es el collado de la Forqueta, a 2.900 m de altura y el punto más alto de la carrera. La aproximación es larga y penosa, hasta que alcanzamos el Ibón de LLardaneta (2.675 m), y a partir de aquí un vertical corredor nos sube recto al collado. Arriba el termómetro que tenían los voluntarios del control marcaba 5º, pero el aire daba sensación térmica bajo cero; los voluntarios aguantaban estoicamente, que grandes. 

Cascada de Espigantosa, camino del refugio Angel Orus

La bajada al refugio de Biadós es sencillamente interminable. La primera parte, nada más pasar La Forqueta, es una pedrera inestable y con muy mal agarre, por lo que hay que ir con cuidado. Además a la luz de los frontales, se pierden referencias y parece que no acaba nunca. Por fín llegamos al refugio, y ya nos queda afrontar después el último handicap positivo que nos queda, el collado de Estós (2.572 m). Si el refugio Biadós se hizo largo, el collado de Estós parecía que lo alejaban cada vez más, veíamos a lo lejos la luz de los voluntarios del control del collado, pero no llegábamos nunca, fue un poco tortura psicológica, y es que a estas alturas de carrera con unas 28 horas encima, se distorsionan distancias y tiempo en la noche.
Fichamos el chip en el collado y tiramos para abajo hacia el refugio de Estós, que al igual que Biadós, se hace muuuy largo, da la sensación que nunca llegamos al fondo del valle, acorralados por la oscuridad. Aquí, cuando menos lo esperábamos, aparece de repente el refugio, una pequeña alegría que nos estimula, pues ya es el último control antes de la ansiada meta.
Son las 4 o 5 de la madrugada, nos ponen una manta en las piernas y nos tratan de maravilla, daban ganas de quedarse más tiempo; pero de lo que teníamos ganas era de llegar a meta. Así que tras comer y beber algo cogemos de nuevo el camino para ir acercándonos poco a poco a Benasque de nuevo, y a las 8:07 a.m. enfilar las calles vacías del pueblo, ver la alfombra roja que conduce a la meta, y allí debajo del arco de llegada, nuestra familia esperando nuestro gran pequeño triunfo. 



Fotos, aplausos, felicitaciones, besos y un sentido abrazo con Guillermo y Raúl, felices de haber superado todas las adversidades y haber disfrutado con un montón de vivencias en esas 32 horas. FINISHERS!!!!

domingo, 10 de julio de 2016

TUBOS DE CABEZAS

A falta de 15 días para el Gran Trail Aneto-Posets, y ya pensando en los últimos entrenos por montaña, nos hemos ido esta mañana al puerto de Navacerrada para hacer una buena parte del bucle central del MAM. A las 8:00 a.m. salimos del parking del puerto, Euse, Guillermo y yo, hacia Bola.





Arriba nos encontramos con Felipe Trepariscos y unos amigos con los que estuvimos charlando unos momentos. 
Tiramos por la Loma del Noruego llegando al puerto de Cotos en pocos minutos. Después de recargar agua continuamos hacia los Tubos de Cabezas, decidiendo subir por el Tubo Central, que hacía ya tiempo que no íbamos por él. Subimos muy bien, con buenas sensaciones y nos lo ventilamos en un momento. 





Avituallamos en la fuente de Cabezas y subimos a Cabeza de Hierro menor, donde nos encontramos con los participantes de un triatlon, que venía desde el telesilla de Bola hasta aquí y daba la vuelta. 
Toda esta parte fuimos cruzándonos con los corredores, el pico de Valdemartín y de nuevo Bola, llegando al puerto tras 20 kms muy majos de buen entreno por montaña.



domingo, 3 de julio de 2016

COMPÁS DE ESPERA

Tras el GTP toca descansar un poco y mantener el estado de forma para la siguiente prueba que tenemos el día 23 de julio, el Gran Trail Aneto-Posets.
La verdad es que el cuerpo está entrenado tanto física como mentalmente, pues apenas he tenido agujetas después de los 120 kms del Peñalara, sólo un poco en los tibiales y en los glúteos, que en un par de días habían desaparecido los dolorcillos. Diferencia al año pasado cuando llegamos al Aneto con poca carga de kms y sobre todo poco mental izado para afrontar esos 110 kms tan exigentes. 

En esta ocasión la única duda que tengo es como se va a comportar el estómago, que tan mal está respondiendo al esfuerzo; desde luego si empiezo con vómitos a los 30 o 40 kms de carrera, lo dejaré, pues ya estoy cansado de luchar contra este handicap que me debilita y de qué manera en carrera, y ya no tengo ni ganas ni voluntad de llevar el cuerpo al límite soportando la angustia y la náusea tantos kms, para llegar a meta muy debilitado y sin apenas poder ingerir alimento sólido.


Pero como la ilusión es más grande, cuando uno está bien, que cuando me encuentro acuciado por esta circunstancia, afronto este nuevo Aneto-Posets con las pilas cargadas, y con los suficientes kms en las piernas y en la mente; otra cosa es lo que pase luego en carrera.
Y para mantener un poco el estado de forma , este fin de semana he metido dos días de entreno por montaña por la sierra de la Cabrera, sin cargar en kms ni desnivel, para recuperar las piernas y el tono físico tras el exigente GTP; además las altas temperaturas que se están registrando tampoco ayudan a estar por arriba cuando ya avanza el día, pues la sequedad del terreno y el calor hacen desaconsejable alargar en horas el entreno.


Un par de días con dos subidas al Pico de la Miel, recorriendo la sierra de la Cabrera y del Espaldar, junto a mi fiel compañero Neox, y disfrutar un poco de esta tranquila zona de la montaña.

miércoles, 29 de junio de 2016

GRAN TRAIL PEÑALARA 2016

Una edición más de esta importante carrera, en la cual participé el sábado pasado, día 25 de Junio. En realidad la prueba comienza el viernes 24 a las 23:30, con lo que a eso de los 20:30 ya estoy en Navacerrada para los preliminares, quedar con los compañeros, recoger dorsal, cenar algo, últimos preparativos y para la línea de salida.

Mucho animación, con el speaker calentando el ambiente; pasamos el control de material y nos colocamos en la zona de salida. 
Hace buena noche y la previsión meteorológica va a ser de calor.
Puntuales, se da la salida y todos a correr, frontales encendidos y atravesamos el pueblo durante 1,5 kms., para tomar la pista que sube a la Barranca, de ahí a la cumbre de Maliciosa. El grupo se va estirando a medida que pasan kms y aumenta el desnivel.

En la zona de salida

Yo voy junto a mis compañeros Raúl y Miguel, con los que haré todo el recorrido. De la Maliciosa bajamos a Cantocochino por el técnico sendero, para llegar al primer avituallamiento. Continuamos hacia el collado de la Pedriza, subiendo primero la dura ascensión a la Gran Cañada, y luego, una vez pasado el collado, llegar a la Hoya de San Blas, km 28 en 4:32 y nuevo avituallamiento. 
Aquí comienzan mis problemas estomacales, iba bien pero ya empiezo a tener la náusea en el estómago y vomito el líquido que he bebido.
Continuamos adelante y llegamos al puerto de la Morcuera, ya veo que solo puedo ingerir algún gel o algo de miel y beber a pequeños sorbos para no rechazarlo, pero la molestia en el estómago comienza a limitarme. De la Morcuera bajamos a Rascafría, base de vida y prácticamente mitad de carrera, km 55 y 8:30 horas de carrera.
Tras reponer fuerzas nos dirigimos a afrontar la parte más dura y técnica de la carrera, la subida al puerto del Reventón y la cima del pico Claveles y la cima del Peñalara.


   LLegando al pico de los Claveles


Mis fuerzas van mermadas porque no puedo meter alimentos sólidos y los geles contribuyen a estropear el estómago. Poco a poco vamos avanzando y algo mejor de lo que esperaba llegamos a la cima del Peñalara, el punto más alto de la prueba, km 72 en 13:02 horas. En este tramo Fernando y Sonia estaban esperando para animarnos, lo cual siempre reaviva un poco las fuerzas.
                
El siguiente avituallamiento es el más emblemático de todos, el de La Granja, km 81 y 14:49 horas de carrera, donde uno llega siempre ya bastante tocado, pues la bajada desde Peñalara come mucho las piernas. 
Bebidas bien frías tenían, lo que me vino muy bien para asentar un poco mi estómago, pero de sólido no había manera de tomar nada. Nuestros amigos también han llegado aquí para animarnos junto con Javi y su familia; comentamos con ellos como vamos, y de paso saludamos a Luis Alonso Marcos, el gran Luisete, en su bar, que no ha podido participar por lesión. 
                       

Continuamos nuestra carrera y con mucho calor vamos hacia la zona de las Pesquerías Reales, a la vera del río Eresma y bajo la sombra de los pinos, aplacamos un poco el fuerte calor.
En el avituallamiento de La Granja

LLegamos a la Casa de la Pesca, nuevo avitualla, antes de afrontar la dura rampa del Arrastradero, prácticamente la última dificultad importante de la carrera, pues son unos 3 kms de subida y el último km con una enorme inclinación, que a estas alturas de carrera se hace muy dura, pero que afortunadamente la superamos bien, llegando al puerto de la Fuenfría, km 100 en 18:35 horas. 
Ya está prácticamente hecho, nos quedan 20 kms pero ya sin apenas dificultad en cuanto,a desnivel positivo se refiere. Del puerto de la Fuenfria continuamos por la senda de los Cospes, enlazamos con el camino Schmid y llegamos al Puerto de Navacerrada, donde nuestros amigos nos esperaban para darnos el último aliento. 
            

 Finalizando el camino Schmid


Tras avituallar llegamos al Emburriadero y ya desde aquí bajamos a muy buen ritmo por la senda de las Cabrillas para salir a la pista de la Barranca, y por fin, alcanzar de nuevo el pueblo de Navacerrada y hacer la entrada triunfal por el arco de meta, en 21:03 horas y 120 kms de recorrido.


Una carrera dura y larga, en la que el calor fue un condicionante importante para muchos corredores, que les obligó a abandonar; bravo por todos ellos, finisher o no.


sábado, 11 de junio de 2016

PEDRIZA SOLITARIA

La La Pedriza con la nueva normativa de prohibiciones, tenia, ayer por la tarde, casi un aspecto fantasmal; un solo coche en el aparcamiento de Cantocochino y el único bar abierto con un solo cliente; "la ruina es esto" me comentaba la camarera. Seguramente será eso lo que van buscando los políticos, que van a conseguir prohibir hasta que podamos disfrutar de este paraje único, en lugar de poner medidas para poder aprovecharlo.

Bueno, comencé el entreno en la barrera para subir a Quebrantaherraduras y bajar a Cantocochino. Me doy cuenta que no he cogido nada de alimento sólido, por lo que voy al bar a comprar algo por si acaso.
Continuo y cojo la senda que sube a la cuerda de los Porrones, y en el segundo cruce con la pista tomo ésta y la continuo hasta el collado de los Pastores. Desde aqui prosigo por el sendero que sube director al collado de las Vacas, para desviarme al PR que recorre la cuerda de los Porrones y

 


continuarlo hasta el collado de Quebrantaherraduras y  bajar de nuevo a la barrera.
En total 22 kms y 1000 m de desnivel positivo, en 3 horas,con mucho bochorno y mucha alergia, mirando ya al GTP en 15 dias.